mis tormentas

Siempre me ha fascinado que, resumiendo mucho, unas gotitas que miden entre 0,004 y 0,1 milímetros acaben todas juntas y mientras andan suspendidas en eso que parece la nada, dan estas formas tan maravillosas.

A veces imagino que cada uno de nosotros también somos gotitas y que si nos uniéramos en armonía probablemente conseguiríamos algo hermoso.

Mientras tanto somos un “cúmulo de circunstancias “.

Y en estas cosas pienso cuando veo y disfruto de la lluvia, en todas esas gotas de agua que somos nosotros, en las nubes, concretamente en los cumulonimbos, mientras se desarrollan para dar lugar a la tormenta.

Cuando fotografié este desarrollo, que le hice un seguimiento, me iba quedando cada vez más sorprendida de lo rápido que va cambiando todo.

En todas las situaciones que tenemos a nuestro alrededor, pero hasta “esos momentos tormentosos” son aprendizajes, paisajes bellos y pensamientos positivos.

Esta tormenta captada desde el Dique de Levante es muestra de ello.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.