Málaga ilumina a la virgen de la Victoria, su patrona

Fotografía de Malaguear

Málaga es devoción y pasión no sólo en Semana Santa. Cada 8 de septiembre se conmemora en la capital la celebración de su patrona, la Virgen de Victoria. Una festividad que tiene una historia y unas costumbres que pasamos a relataros.

Debido a la fiesta, el último domingo de agosto es trasladada desde su templo, la Basílica y Real Santuario de Santa María de la Victoria a la Catedral malagueña. Es ahí donde su día se le rinde culto por parte de los malagueños en una novena. Tras la ceremonia, la imagen se suele procesionar de vuelta hasta su templo. Finalmente se le realiza una eucaristía y una ofrenda floral.

En este 2022, la Virgen vuelve a salir a la calle dos años después. Las celebraciones comenzarán por la mañana, a partir de las 11.15 horas con una ofrenda floral a la Virgen en el Primer Templo de la diócesis con los máximos responsables políticos de la ciudad.  

Será a las 11.30 horas cuando tendrá lugar la misa estacional en la Catedral, presidida por el obispo Jesús Catalá.

La salida procesional comenzará a las 19.30 horas de la Catedral. El itinerario es el siguiente: Salida desde la Catedral (19.30 horas), Patio de los Naranjos, Santa María, Molina Lario, plaza del Obispo, Molina Lario, Strachan, Torre de Sandoval, Bolsa, Marqués de Larios, plaza de la Constitución, Granada, Calderería, plaza de Uncibay, Casapalma, Cárcer, Madre de Dios, plaza de la Merced (lateral oeste y sur), plaza de María Guerrero, Victoria, plaza de la Victoria, Compás de la Victoria, plaza del Santuario y encierro en el Santuario (sobre las 23.30 horas).

 

Historia

La historia de la Virgen de la Victoria como patrona de Málaga se remonta al año 1487, cuando la ciudad es asediada por las tropas de los Reyes Católicos y los musulmanes soportan durante meses las duras envestidas. Málaga fue de las ciudades más duras de reconquistar. Es por ello que Fernando el Católico fuera extraordinariamente severo con los musulmanes que vivían en la ciudad.

En pleno asedio, con la moral decaída por el rey Fernando viendo que no conseguían debilitar a los musulmanes, cuenta la leyenda que tuvo un sueño, en el que se le aparecía la imagen de la Virgen (Regalo recibido por parte del Emperador Maximiliano de Austria) en la que un anciano junto a los pies de la imagen intercedía para la victoria de las tropas cristianas. A los pocos días llegaría la victoria y la conquista de Málaga.

Antes de marcharse de la ciudad, los Reyes Católicos mandaron construir una capilla en la zona donde habían estado acampado en el momento que Fernando tuvo el sueño.

Desde el 12 de diciembre de 1867 es patrona de la ciudad después de que lo otorgara el Papa Pío IX.

Una fiesta de los malagueños, que celebrar con su patrona otro de los días grandes de la ciudad.

Compártelo con un amigo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Dejanos un Comentario

Tu email no será publicado
Tu email no será publicado

Post Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.